historia

Cincuenta y siete años de historia, una familia sólida y apasionada detrás y un equipo joven y agresivo al frente de una empresa firmemente afianzada en la cima del mercado. Se llama Enoplastic y nació como “hobby” de la pasión de Piero Macchi por la mecánica y el buen vino; creció incesantemente gracias a una gestión iluminada de los recursos y el patrimonio tecnológico de la empresa.

Fue fundada en 1957; a fines de los años 60, Enoplastic contaba con 25 máquinas y pocos obreros que se encargaban de su correcto funcionamiento. Hoy en día, las máquinas son más de 150, sobre una superficie de más de 65.000 m² y un total de 250 dependientes aproximadamente, en la sede de Bodio Lomnago (VA), el corazón de toda la producción de Enoplastic.


Actualmente, la empresa produce más de 2,5 mil millones de unidades por año, exporta a 86 países del mundo y está lista para un nuevo cambio, transformándose en una marca global y centrándose en las economías de escala que le permitirán obtener el mayor rendimiento posible. Un nuevo sistema informático de gestión, un nuevo sitio web, un único Grupo que reúne las cuatro filiales actualmente operativas (en España, Nueva Zelanda, Australia y Estados Unidos), un lenguaje tecnológico común como base portante de toda la estructura empresarial.

Enoplastic evoluciona y continúa creciendo, firme en sus principios y atenta a las demandas el mercado, con un ojo puesto en la tradición y el otro en la innovación.